Seamos mar, en nueve minutos.

El universo habla de vos,

Un tiempo que lo desnuda todo

Un mundo que termina en vos

Y solo nueve minutos para el adiós.

Estrecho camino, diferentes

Abismos enroscados, entre tanto florecer madrylense.

Nos amarraron, como picos desarmados, solos y nostálgicos tanto que nos robaron el audio, el causante escalofríos de nuestros pies quebrantados, lágrimas de cristales, en nuestras venas malas decisiones. Y en nuestras narices polvea nieve, nos engañan para sacarnos el alma, llamado que causa, como rubies perdidos en un mar de pantano.

Y los platanos que resuenan en aquella playa tan desierta,

infinitas miradas que resuenan

en las puertas brotadas, renchinchadas como cartón en agua.

Y así vamos,

encontrándonos en pequeñas partículas del sol,

ya que compartimos un mismo Dios.

Capricho cegado,

te aterroriza ser amado,

viento del sur que encandila tu bella luz,

y ojos chinos que mienten en ese adiós,

el que nunca se cerró.

Florecemos de nuevo,

en los mares más oscuros,

pero aquellos más profundos…

Anuncios

Aire

Indago sobre algunos viejos sitios los cuales mi alma, en momentos diferentes, amó…

Nado sobre palabras, de diferentes colores, personas, tamaños…

Intento creerle a tu mirada

Pero el viento, se encarga de llevar y traer aquellos viejos y arruinados recuerdos que en algún putrefacto espacio se encontraron, alguna vez, vivos,

Entrelazados,

Riéndose al ritmo del baile cubano,

Calla mis más fanáticos encuentros con personas que he puesto en un pedestal.

Llora mi alma en soledad

Aunque se recompone,

en cada abrazo de cristal.

Y el aire junto a la lluvia arrasan mis ventanas, de esas que por mucho tiempo deje que se cerrarán.

8M

Eres bonita,

quien brilla,

lucha,

y ama.

No eres lo que te pones,

no eres tu color de ojos, tu color de cabello, tu color de piel…

tampoco eres tu peso, tu estatura, la forma de tu cuerpo, de tu cara…

ni las carteras o zapatos que te pongas, ni sus marcas, ni todos los perfumes del mundo, ni tu dinero,

tampoco eres los accesorios que te pongas,

ni cuantas estrias, celulitis, manchas, lunares, ni cuantas pecas, tengas…

permite recordarte, mujer bonita,

que no eres aquello que dicen de ti,

eres quien tu dices quien eres, y eres que lo decides ser.
Eres tus acciones, tus poemas, tus canciones, tus colores, tu esencia, tus enojos, tus risas, tus humores, tus gestos…

eres mujer que lucha, por sus derechos,

quien cuida de sus seres,

quien ama con el alma, quien se entrega al amor pero la que siempre

siempre

se respeta, se valora, se quiere…

La que sabe que esta bien mimarse, cuidarse, e incluso a veces ponerse primero,

la que entiende de empatia, la que sabe amar, la que sabe arriesgar, ganar y a veces perder, la que sabe lidiar, cuando huir, cuando quedarse,

la que aunque este un poco rota, se pone fuerte, se levanta y va…

vive.

Rie.

Salta.

Baila.

Canta.

Abraza.

Grita.

Lucha.

Mujer, eres bonita, porque ser tu, es lo que te hace bonita y eso esta tan bien, entre tanto mal…

porque mujer, NO eres un objeto que tienes que gustarle a alguien, levantate y sonrie.



Forget

Se entrelazan los pechos con sus dedos

Entre narices y bocas

Besos livianos

Producto de un flujo continuo

Tal vez

De mentiras y verdades

Y allí van

Van y vienen

Miran

Se entrelazan

Ocultan

Se entrelaza el alma

Las miradas

Tu piel tal vez hoy

Un poco más cálida

Red efímera

Sin consentimiento

Es que claro

No podría llegar a tenerse

Aquel callado disfraz

De verdad natural.

Tómate el palo

Tómate el palo, a la primera que no te escuché lo que a tu corazón le duela.

Tómate el palo, cuando no te mire con ojos de amor,

Con ojos dulces,

Con sentimientos puros,

Tómate el palo cuando dudes,

Cuando te mienta,

Cuando no te entienda,

Cuando te diga “yo soy así”,

Cuando no le importe tu historia,

Cuando te use, como un juguete,

Como algo descartable.

Por favor, tómate el palo a la primera.

No vale, ni la real pena.

Y en su sano juicio, yo lo quería.

No te alcanzó, lo entiendo, amor.